miércoles, 31 de agosto de 2011

LÁGRIMA - S


Estaba la reina llorona decidida a acabar de una vez por todas con su gran problema: las lágrimas. Su gran sensibilidad hacía que éstas afloraran en los momentos más inoportunos, asunto que ella vivía como una vergonzosa vulnerabilidad que creía incompatible con su soberano puesto.

No contenta ni con su vida, ni con su persona, ni con sus lágrimas, propuso un reto a los científicos y sabios más eminentes del reino: antes de finales de ese año, al que fuese capaz de inventar una aspiradora de lágrimas, le entregaría su preciada colección de diamantes. Eran un total de catorce, procedentes de catorce minas esparcidas a lo largo y ancho del planeta.

No tardaron en llegar al palacio los proyectos de trece máquinas diseñadas con gran esmero, belleza y eficacia para aspirar las lágrimas de la reina llorona. Pero el día treinta y uno de diciembre, a las once y tres minutos de la noche, apareció un viejito con su esposa, portando una cajita azul, pretendiendo participar con ella en el concurso. Los guardias reales no les permitieron en un principio el paso al gran salón en el que se pondrían a prueba los proyectos presentados, pero la insistencia de los mismos y su inofensiva apariencia, convencieron a su majestad para que les dejaran entrar.

La reina llorona, provista de diferentes elementos que le provocaran el llanto: retratos de seres queridos fallecidos, cartas de amor no enviadas, poesías melancólicas y un sin fin de diarios tristes que ella misma escribía sobre su insatisfecha vida ; y fue probando lágrima a lágrima, máquina por máquina, hasta llegar a esa cajita azul tan misteriosa como humilde.

Los catorce participantes, aguardaban tras una puerta cerrada, en una sala adjunta, la decisión de su majestad. Allí estuvieron impacientes horas y horas, hasta que al fin, se abrió de par en par esa puerta, y con un rostro iluminado y alegre, cruzó la reina llorona el umbral y se dirigió a la pareja de viejitos, entregándoles esa caja azul, dentro de la cual depositó antes los catorce diamantes prometidos. “Ya no la necesito, quizá sea útil a otra persona”, les dijo. Agradecida a todos, los homenajeó con una gran fiesta, comida y bailes hasta altas horas de la madrugada.

Doce de los científicos quedaron mudos de asombro, pero aceptaron su derrota y comenzaron a divertirse sin más. Pero el que hacía trece, no pudo reprimir su rabia y, con las lágrimas corriendo por sus mejillas, lleno de curiosidad, aprovechó un momento de distracción y destapó la tapa de la caja azul. Apartó los diamantes a un lado, buscando ese objeto que tanto había impactado a la reina y lo que encontró fue un texto escrito con una caligrafía exquisita:

“Cada lágrima es una letra del alfabeto del alma.

Atiende su sabio mensaje que siempre habla de tres cosas:

Algo que aceptar... Algo que transformar ... y Algo que hacer.

Si aspiras las lágrimas, borras el mensaje del alma

que no tiene otro fin que el de cambiar tu vida”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Spain
VAS A TENER QUE ESCUCHAR A TU CORAZÓN ; A LO MEJOR DE ESO SE TRATA LA VIDA ...